Quiénes Somos

Arigatou International reconoce el papel fundamental que los líderes religiosos y sus comunidades pueden desempeñar en la promoción de entornos saludables para niños y niñas y en el fomento de valores y actitudes positivas en sus sociedades.

Reunimos a personas de diferentes religiones, regiones y culturas, así como organizaciones que trabajan con niños y jóvenes en el ámbito de la educación para promover la cooperación en las cuestiones profundas que afectan a niños y jóvenes hoy en día.

La educación ética que promueve el diálogo intercultural e interreligioso y el entendimiento y respeto mutuos puede empoderar a niños y jóvenes para que jueguen un papel relevante en la creación de un mundo con más justicia, paz y dignidad.

La Educación Ética para los Niños y Niñas es una de la iniciativas de Arigatou International. Arigatou International es una ONG internacional que trabaja para proteger los derechos de la infancia y promover el bienestar de niños y niñas abogando por la implementación integral de la Convención de los Derechos del Niño (CDR) de la ONU. Tiene como objetivo maximizar el potencial de la cooperación interreligiosa y trata de empoderar y de involucrar a los niños y jóvenes.

Las otras iniciativas de Arigatou International son la Red Global de Religiones a Favor de la Niñez, Oración y Acción por la Niñez y la Iniciativa Interreligiosa para Acabar con la Pobreza Infantil.

En mayo de 2002, en la Sesión Especial sobre la Infancia en la Asamblea General de Naciones Unidas, el Reverendo Takeyasu Miyamoto, fundador de Arigatou International, propuso la creación del Consejo Interreligioso sobre la Educación Ética para los Niños y Niñas. En este discurso, Rev. Takeyasu habló de la necesidad de trascender las diferencias entre las religiones para crear un mundo apropiado para los niños y niñas.

La oficina de Arigatou International en Ginebra es el Secretariado del Consejo Interreligioso. El cometido del Secretariado es gestionar la Iniciativa de Educación Ética a través de su promoción, desarrollo, nuevos recursos y colaboraciones; coordinar la diseminación y la dotación de medios al programa educativo Aprender a Vivir Juntos; y proporcionar una guía estratégica, desarrollo, monitoreo y evaluación de los programas de formación en educación ética, incluyendo el desarrollo de la formación en línea.