En las Noticias

“Aprender a vivir juntos” llega a más de 1.300 niños, niñas y jóvenes en Tanzania

Luego de un Taller de Capacitación para Facilitadores que se llevó a cabo a fines del 2017 en Dar es Salaam, Tanzania, el programa “Aprender a vivir juntos” ha llegado a más de 1.300 niños, niñas y jóvenes provenientes de 17 madrasas, escuelas primarias y secundarias.

Durante el taller, 28 maestros y líderes juveniles que han estado trabajando con jóvenes de los Clubes de la Paz de la Red Global de Religiones a favor de la Niñez (GNRC por sus siglas en inglés) fueron capacitados sobre cómo utilizar el programa “Aprender a vivir juntos” en sus escuelas y organizaciones. Como resultado, la implementación sistemática del Programa en 12 escuelas ha alcanzado a 900 niños de 12 a 17 años, y otros 400 niños han sido alcanzados a través de diferentes actividades basadas en el Programa.

Esta implementación se está llevando a cabo en el contexto de los Clubes de Paz de la GNRC, una plataforma utilizada por GNRC-Tanzania para reunir a niños y jóvenes de diferentes orígenes religiosos y culturales para fomentar el entendimiento mutuo y construir una cultura de paz en sus comunidades. Es a través de estos clubes donde los niños y los jóvenes se nutren para convertirse en embajadores de la paz al fortalecer su compromiso con la justicia, el respeto a los derechos humanos y la dignidad. La implementación tiene como objetivo crear un sentido de pertenencia en los niños y fomentar valores éticos y espirituales al tiempo que aborda la violencia contra los niños, particularmente el castigo corporal y el acoso escolar.

Tanzania 1

Parte del impacto de esta implementación fue posible gracias al establecimiento de una comunidad de práctica local, que ha permitido a los maestros compartir los desafíos y oportunidades de implementar “Aprender a vivir juntos” en sus contextos locales, y trabajar juntos en la planificación y organización diferentes actividades. Además, el apoyo y el seguimiento brindado por la GNRC local y el hecho de que la implementación es parte de los Clubes de Paz de la GNRC, ha marcado una gran diferencia en la sostenibilidad y el alcance de la implementación.

El Sr. Morris Ntilla, Facilitador Avanzado del programa “Aprender a vivir juntos” y Oficial del Programa para Acabar con la violencia contra los niños de la GNRC, ha estado visitando los diferentes Clubes de Paz para monitorear la implementación del Programa y hacer un seguimiento de las actividades llevadas a cabo en cada una de las escuelas. Después de participar en la implementación sistemática del Programa, los niños han ideado diferentes actividades de apoyo y campañas para abordar los problemas locales.

Además, los facilitadores han utilizado el programa “Aprender a vivir juntos” en diferentes escenarios, como el Proyecto HAKI YETU, una campaña de Apoyo y Sensibilización, centrada en la lucha contra la discriminación y la mutilación de personas con albinismo. En este marco, la Sra. Joyce Mdachi y la Sra. Clara Mduma utilizaron “Aprender a vivir juntos” a lo largo de las campañas y talleres del proyecto para promover reflexiones éticas entre los líderes religiosos, líderes públicos y otros beneficiarios, llegando a más de 3.870 personas.

Tanzania 2

El 22 de febrero y el 1 de marzo de 2019, 35 miembros del Club de Paz de la escuela secundaria Kambangwa participaron en un taller sobre Acabar con a la Violencia contra los Niños - Derechos de los Niños, utilizando el manual “Aprender a vivir juntos”. El Sr. Morris Ntila y el Sr. Venance Temu buscaron ampliar el tema y crear consciencia entre los niños sobre los Derechos del Niño, según lo dispuesto por la Ley del Niño de Tanzania de 1997. Los facilitadores esclarecieron y compartieron sobre cómo la educación ética se puede usar como una herramienta para superar la violencia en nuestra sociedad.

A lo largo de estos dos años, el Programa ha dotado a los niños y jóvenes de valores positivos que promueven la paz y el respeto mutuo y les permiten convertirse en embajadores de la paz y abogar por sus derechos.

Los maestros informaron que después de la implementación, los niños han mostrado un cambio de comportamiento; reduciendo actitudes negativas como la violencia y el acoso, especialmente en la comunidad escolar. Son capaces de tomar decisiones éticas y han mejorado sus habilidades de pensamiento crítico. Los talleres han permitido que niños y jóvenes sean agentes activos en la construcción de un ambiente seguro.

Tanzania 3

Los facilitadores han reconocido y afirmado la diversidad del grupo de niños con los que trabajan, y han podido empoderarlos para aprender a vivir en una sociedad plural. Además, los líderes religiosos locales han señalado que las tradiciones religiosas deben hacer un esfuerzo consciente para revisar sus prácticas de enseñanza, y han reenfocado sus actitudes y prioridades para abordar las preocupaciones de los niños afectados por la violencia.

Agradecemos a los maestros y líderes juveniles de los Clubes de Paz de la GNRC en Tanzania, por confiar en el “Aprender a vivir juntos” como una herramienta que puede ayudar a lograr un cambio y una transformación positiva en los niños, su comunidad y la sociedad en general. Esperamos poder seguir trabajando juntos para capacitar a más facilitadores, fortalecer las comunidades de práctica locales y, principalmente, llegar a más niños y jóvenes en todo el país.