En las Noticias

Discusión de mesa redonda en Brasil sobre el fortalecimiento de las familias para cultivar la espiritualidad en la primera infancia

Bajo el lema "La paz comienza en casa", el 7 de marzo de 2018, Arigatou International Ginebra junto con Pastoral da Criança International, co-organizaron una mesa redonda sobre el Fortalecimiento de las Familias para Cultivar Valores y Espiritualidad en la Primera Infancia para la Prevención de la Violencia contra los Niños y Niñas.

El evento tuvo lugar en la sede de Pastoral da Criança en Brasil, en la ciudad sureña de Curitiba, con la presencia de alrededor de 60 participantes, incluidos líderes religiosos, la sociedad civil y periodistas de los medios nacionales. Los participantes reflexionaron sobre la importancia de movilizar a las comunidades religiosas para que asuman un papel más activo al ayudar a las familias a cultivar valores éticos en los niños y niñas. El evento también tuvo como objetivo discutir acciones conjuntas para la prevención de la violencia contra los niños y niñas. 

Pai Alexandre Silveira, Líder de las Religiones Tradicionales Africanas y Coordinador de la GNRC en Brasil, moderó el panel compuesto por la psicóloga Dra. Elizabeth Tunes, docente e investigadora del Centro Universitario de Brasilia; la Hermana Inês Ribeiro, Presidenta de Conferência dos Religiosos do Brasil; el Dr. Nelson Arns Neumann, Coordinador Nacional de Pastoral da Criança International, y la Sra. Vera Leal, Oficial de Programas de Arigatou International Ginebra.

La Dra. Elizabeth Tunes abrió el diálogo explicando que el desarrollo integral del niño también depende de la educación en valores que brinda la familia, ya que son el primer ejemplo de valores éticos a los que el niño estará expuesto. "La educación es más que enseñar al niño a leer y escribir. Una educación más humana se produce naturalmente con la educación ética ", expresó la Dra. Tunes.

Al observar cómo las comunidades religiosas pueden contribuir a desafiar las normas que justifican la violencia en la crianza de los hijos, la Hermana Inês Ribeiro enfatizó que una educación que se basa en la violencia es una educación que no se basa en el amor. "Dios no puede ser manipulado a nuestra conveniencia para justificar actitudes violentas", dijo la Hermana Ribeiro. También hizo hincapié en la importancia de adoptar políticas públicas para apoyar a las familias en la crianza de sus hijos.

La Sra. Vera Leal brindó reflexiones sobre cómo las familias pueden cultivar la espiritualidad en la primera infancia. Ella subrayó que escuchar es la habilidad más importante que los padres tienen que cultivar. "Crear espacios libres de violencia, donde los niños puedan ser escuchados y tomados en cuenta, poniendo su dignidad en el centro de su educación (...) Cultivar la espiritualidad en la primera infancia fortalece las interacciones familiares y contribuye a construir relaciones basadas en el respeto mutuo, la comprensión y aprendizaje", dijo la Sra. Leal.

Hay dos formas de desafiar la violencia, explicó el Dr. Nelson Arns Neumann en su intervención. "Una forma es mediante el uso de la autoridad, la otra es a través del liderazgo. Sólo a través del liderazgo y el poder moral es posible prevenir la violencia ", dijo el Dr. Arns Neumann.

Líderes religiosos de diferentes creencias también tomaron la palabra para contribuir a la discusión. El Rabino Pablo Berman, del Centro Israelí de Paraná, aconsejó al público evitar el peligroso error de vincular la violencia doméstica con las llamadas familias "no estructuradas", como las familias con padres divorciados. "Ahora tenemos nuevas estructuras familiares que en lugar de violencia generan el amor". El rabino Berman también destacó la importancia de contar con un buen ambiente para la crianza de los hijos. "Este ambiente no puede ser rígido, tiene que ser cálido, y se debe hablar suavemente y con ternura".

Los líderes religiosos del islam y diversas expresiones del cristianismo también participaron en el diálogo.

Esta mesa redonda fue parte de una serie de eventos organizados a nivel mundial por Arigatou International Ginebra a fin de analizar alternativas para poner fin a la violencia contra los niños y niñas y para movilizar a las comunidades religiosas de modo que ayuden a las familias a cultivar la espiritualidad en la crianza de los niños. Eventos similares ya se han organizado en Panamá, Sri Lanka y Suiza.

Nuestro sincero agradecimiento a los panelistas por sus reflexivas contribuciones, a los asistentes por su participación, y especialmente a Pastoral da Criança International por su apoyo en la organización de este evento.