Historias de implementación

Aprender a vivir juntos en Sudáfrica: Fomentando cooperación interreligiosa

Saydoon Nisa Sayed (Foto: Independent Media)

Saydoon Nisa Sayed es una activista de los derechos humanos. Es movida por sus fe, apasionada por los niños e incansable en la lucha por la justicia de género. Saydoon vive en Overport, una zona residencial montañosa en la afueras de Durban, Sudáfrica donde trabaja como coordinadora regional de Religiones para la Paz, un movimiento internacional e interreligioso que trabaja por encima de las divisiones religiosas para traer paz y entendimiento.

Saydoon ha estado implementando el programa Aprender a vivir juntos (AVJ) en más de 20 escuelas en Durban y en una localidad rural en Ndwedwe.

Conoce más sobre su trabajo en la siguiente entrevista:

Cuéntanos sobre tu vida. ¿Cuáles son tus pasatiempos e intereses?

Los niños son mi pasión y soy débil en su presencia. No hay responsabilidad más grande que el cuidado de los niños y la recompensa es incluso mayor. Amo jugar con niños, caminar en la playa y participar en actividades al aire libre.

Cuéntanos sobre tu trabajo en Religiones para la Paz.

Religiones para la Paz es un movimiento internacional e interreligioso con oficinas en alrededor de 100 países, que trabaja por la cooperación multi-religiosa para la paz. Buscamos transformar conflictos violentos, avanzar en el desarrollo humano, promover sociedades justas y armoniosas y proteger la tierra. Nuestro trabajo, basado en la ética y la moral, implica desarrollo de capacidades y el empoderamiento basado en los derechos humanos, democracia y buena gobernabilidad.

¿Dónde estás implementando el programa AVJ?

Hemos estado implementando el programa AVJ en 20 escuelas diferentes en Durban, alcanzando entre 80 y 100 niños. También hemos estado trabajando en el área de Ndwedwe, en el contexto del Proyecto Mavela Ekhaya. Este proyecto consiste en una alianza con la comunidad de Ndwedwe y otorga programas de cuidado, apoyo y desarrollo a huérfanos y niños vulnerables; centros de cuidado para adultos, y una gama de actividades de conciencia comunitaria, capacitación y empoderamiento. En cada taller alcanzamos entre 30 y 100 niños.

¿Cuáles son los mayores problemas que afectan a  los niños en la región?

Los niños son afectados por problemas sociales en general. Los hogares encabezados por niños siguen siendo un gran problema en Sudáfrica; aproximadamente 122,000 niños en Sudáfrica viven en hogares encabezados por niños.  También tenemos muchos casos de abandono escolar. Además de esto, trabajamos educando y tomando medidas para crear conciencia sobre el cambio climático.

¿Qué destacarías sobre la implementación del AVJ?

En ambas localidades hemos estado reuniendo niños y jóvenes de diferentes trasfondos socioeconómicos. Los participantes vienen de diversos tipos de colegios: privados, religiosos, Modelo C y gubernamentales. In el proyecto Mavela Ikhaya sucede lo mismo. Hacemos talleres para los niños y jóvenes de hogares encabezados por niños, escuelas y organizaciones de la zona.  Queremos traer diversidad para promover el respeto y el entendimiento.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en incorporar la educación ética en la sala de clases?  

La educación ética debería formar la base para educar en cualquier materia. Debe incluir sentimientos, lo que está bien y lo que está mal, espiritualidad, el hacer lo bueno y evitar hacer lo malo, acercarse en temas de interés común y abordarlos de manera colectiva.

 

Agradecemos a Saydoon por otorgarnos esta entrevista, compartir sus pensamientos y por permitirnos dar un pequeño vistazo a lo que ha sido su trabajo con los niños en Sudáfrica. 

 

1170916 557006417692394 1457753018 n

10321746 742459935785143 7745267455168910650 o