Historias de implementación

El enriquecedor viaje de dos jóvenes para crear una sociedad más pacífica en Tanzania

"En 2007, en la Escuela Secundaria Azania, escuché hablar a mis compañeros de clase sobre la iniciativa del Club de Paz en la escuela. "¿Paz?" Pregunté, no estoy seguro de por qué estaba intrigado, pero después de una sola reunión quedé demasiado interesado en la idea de asumir un papel activo en la consolidación de la paz". Así es como Yusuph Masanja, Coordinador de la Red Global de Religiones a favor de la Niñez (GNRC por sus siglas en inglés) en Tanzania, describe su primer contacto con los Clubes de Paz. Desde entonces, se ha mantenido en la primera línea abogando por la misión de la GNRC.

El camino tomado por Clara fue similar. Clara Mduma se unió a la GNRC Tanzania en 2004 cuando tenía sólo 14 años. Dos años más tarde participó en el primer taller internacional organizado por Arigatou International en Ginebra para probar la idea inicial del Programa Aprender a Vivir Juntos.

Participar en las actividades de Aprender a Vivir Juntos le permitió comprender sus responsabilidades en su comunidad y movilizar a niños, niñas y jóvenes. En 2008, reunió a su clase y a todos los Clubes de Paz en Dar es Salaam para redactar un documento sobre los objetivos que los niños querían agregar al Proyecto de Ley sobre la Infancia, que se estaba discutiendo en este momento. Esto influyó para que el gobierno organizara una reunión a fin de recopilar los puntos de vista de los niños y niñas antes de que el proyecto de ley fuera promulgado en 2009.

Después de completar sus estudios y mientras trabajaba para Arte para Combatir la Pobreza (un programa para jóvenes provenientes de entornos vulnerables) y ser voluntaria para introducir la terapia de la risa en un hospital para niños, participó en un Taller de Capacitación para convertirse en facilitadora del Programa Aprender a Vivir Juntos. Más tarde en 2017, se convirtió en capacitadora oficial de Aprender a Vivir Juntos.

En esta entrevista hablamos con estos dos sobresalientes jóvenes adultos, que crecieron en el ecosistema del Clubes de Paz, aprendiendo sobre responsabilidad, empatía y respeto a una edad temprana, y trabajando arduamente para la participación juvenil, los derechos de los niños y niñas y la construcción de paz en Tanzania.

1.- Clara, ¿Cómo ha influenciado en tu crianza el Programa Aprender a Vivir Juntos?

Ser parte del Programa AVJ no sólo me moldeó, sino que también dio forma a los otros miembros del Club de Paz con los que estaba involucrada. La educación ética no estaba en nuestro currículo escolar mientras crecía, por lo que ser parte del Programa me ha nutrido y ayudado a crecer espiritualmente. Me hizo consciente de mis responsabilidades y el papel que podría desempeñar contribuyendo al cambio positivo dentro de mi comunidad. Pude convertirme en una defensora y activista de los derechos de los niños y niñas; dirigí actividades en mi escuela que contribuyeron al bienestar de los niños y niñas, y todo fue posible no sólo por mi pasión en mi trabajo, sino también por el conocimiento que obtuve del Programa AVJ. El Programa AVJ me ayudó a entender mi rol y responsabilidad hacia mi comunidad y me ayudó a descubrir y comprender mejor lo que quiero llegar a ser.

Estoy muy agradecida de haber formado parte del Programa y ahora puedo trabajar para abordar el tema de la violencia contra los niños a nivel de base, especialmente con el acoso y el castigo corporal en las escuelas. Es mi esperanza es que después de la implementación del AVJ en los Clubes de Paz, los maestros mismos puedan encontrar una alternativa positiva al castigo que contribuya al desarrollo de niños y niñas.

2.- ¿Cuál es tu rol en los Clubes de Paz de la GNRC?

Actualmente, mi rol en los Clubes de Paz es ser mentora de los miembros. Me reúno con ellos a menudo para capacitaciones, pero también los ayudo en actividades que han preparado en sus respectivas escuelas. La mayoría de los jóvenes mencionaron que, para ellos, es diferente estar en una sesión del Club de Paz que en un aula, ya que se les anima a ser creativos y diseñar sus proyectos y actividades. Además, hay personas como nosotros (maestros y voluntarios) para ayudar durante todo el proceso. También como capacitadora, capacito a docentes y voluntarios para que puedan implementar programas de educación ética en las escuelas. Hasta ahora he capacitado a 29 profesores, y les doy asistencia técnica durante la implementación.

3.- Yusuph, cuéntanos sobre tu trayectoria con Arigatou International y la GNRC

En 2008, completé mi educación secundaria y solicité un puesto de voluntario en la GNRC. Fue entonces cuando comencé a aprender aún más sobre la misión de la GNRC. Fui voluntario durante 6 meses como Asistente de Oficial de Campo y participé en actividades de la Caravana de Paz fuera de mi región. Después de eso, comencé un Club de Paz en mi vecindario y continué trabajando.

4.- Yusuph y Clara, por favor cuéntennos ¿Qué son los Clubes de Paz de la GNRC?

La idea de los Clubes de Paz surgió en 2002 cuando la GNRC África, entonces llamada ESANRC (Red de Religiones para Niños de África Oriental y Meridional por sus siglas en inglés) convocó a un equipo de líderes religiosos y expertos en Dar es Salaam. La idea era hacer una lluvia de ideas sobre lo que se podría hacer para proteger a nuestros niños y jóvenes de la creciente intolerancia y, posteriormente, ser cooptados por conflictos violentos y actividades en toda la región de África Oriental y Meridional. Allí fue cuando surgió la idea de los Clubes de Paz.

Los Clubes de Paz son una plataforma utilizada por la GNRC Tanzania para reunir a niños, niñas y jóvenes de diferentes creencias y antecedentes culturales para facilitar el entendimiento mutuo y construir una cultura de paz en Tanzania. Es a través de estos clubes que los niños y jóvenes se nutren para convertirse en embajadores de la paz mediante el fortalecimiento de su compromiso con la justicia, el respeto a los derechos humanos y la dignidad.

Tanzania involucra a niños, niñas y jóvenes de 9 años a 23 años que están en escuelas, comunidades, centros de orfanatos y niños de hogares deshechos que terminan en la calle. Hasta el momento, la GNRC cuenta con 75 Clubes de Paz activos, que alcanzan a 2,500 jóvenes cada año, cubriendo cinco regiones en Tanzania continental y dos regiones en Zanzíbar.

Tanzania es un ejemplo de la participación activa de los niños y niñas en las actividades de la GNRC y es un modelo concreto de cómo empoderar a niños y jóvenes a través de metodologías interactivas y una visión compartida para transformar su sociedad.

Tanzania ha implementado varias actividades, y sus miembros a menudo se organizan y participan en campañas locales, nacionales e internacionales como medio para llegar a la comunidad como embajadores de paz. Los Clubes de Paz, que se encuentran en las escuelas, generalmente se reúnen una vez a la semana y tienen sesiones especiales extracurriculares que duran alrededor de 40-50 minutos, generalmente los jueves o viernes. Sin embargo, aquellos que no están en la escuela se reúnen los sábados, y la mayoría de ellos participan en diferentes actividades artísticas como una manera de crear conciencia en la comunidad. Desde que comenzó, ha alcanzado a más de 2,000 niños y jóvenes en Tanzania.

5.- ¿Cuál es el objetivo principal de los Clubes de Paz de la GNRC?

Los Clubes de la Paz tienen como objetivo promover la cultura de paz y la interacción entre los jóvenes de diferentes orígenes y ayudar a crear una sociedad pacífica en Tanzania. Los Clubes de Paz ayudan a sus miembros a desarrollar habilidades de liderazgo como embajadores de paz que puedan utilizar para abordar cuestiones que afectan a la sociedad como la pobreza, la violencia contra los niños y niñas, el medio ambiente y la lucha contra el extremismo violento.

Los objetivos de los Clubes de Paz son proporcionar educación sobre paz y ética para los niños y niñas; empoderar a los jóvenes para que sean embajadores de paz en su comunidad; ayudar a los jóvenes a explorar su rol dentro de la comunidad y facilitar cambios positivos, y crear una plataforma donde los jóvenes desarrollen sus talentos.

6.- ¿Cómo ha sido la implementación del Programa Aprender a Vivir Juntos en los Clubes de Paz?

Desde que se lanzó el Programa AVJ, la GNRC Tanzania ha capacitado a líderes de los Clubes de Paz, a los jóvenes voluntarios y a los docentes en temas de paz y educación ética utilizando el manual. Los Clubes de Paz han estado implementando el Programa AVJ tanto en las escuelas como en las comunidades participando en campañas de concientización de la comunidad sobre asuntos que afectan el bienestar de los niños y niñas a través de las artes, debates, foros y diálogos.

7.- ¿Cómo ayuda la implementación del Programa Aprender a Vivir Juntos en los Clubes de Paz a poner fin a la violencia contra los niños y niñas y a fomentar la cohesión social en Tanzania?

El Programa AVJ ha facilitado la creación de Jóvenes Embajadores de Paz de Tanzania, que han trabajado juntos para abordar los problemas que afectan a los niños y niñas. El debate de la campaña nacional del Club de Paz se utilizó en el proyecto de Ley sobre la Infancia para involucrar a los niños y niñas en el proceso de enmienda.

Los Clubes de Paz pudieron movilizar a los estudiantes dentro de las escuelas y comenzar una iniciativa llamada 100 YETU. El nombre Swahili significa "nuestro centenar", y es donde los miembros de Clubes de Paz contribuyen 100 chelines tanzanos semanalmente para ayudar a los niños necesitados. El programa comenzó a principios de 2017 y puede apoyar hasta a cinco niños con los pagos escolares. El programa fue iniciado por la Escuela Secundaria Kibasila, Dar es Salaam, y ahora se está implementando en la región de Dodoma y Mbeya.

Los Clubes de Paz ofrecen espacio y avenidas para que los jóvenes aprendan y cooperen con otros en la comunidad. Los programas dirigidos por jóvenes (que fueron iniciados por dos miembros de los Clubes de Paz en escuelas primarias) se crearon para campañas de promoción sobre los derechos y servicios comunitarios de niños y niñas y para acabar con el matrimonio infantil.

8.- ¿Cómo trabajan de cerca con las comunidades religiosas para promover Aprender a Vivir Juntos en los Clubes de Paz?

Los Clubes de Paz invitan a líderes religiosos de diferentes comunidades de fe a participar en actividades, como foros y talleres. GNRC Tanzania ha conectado a los Clubes de Paz en Mbeya, Mwanza, Dodoma y Arusha, con líderes religiosos para que sean mentores de los miembros de los Clubes de Paz.

Los líderes religiosos también han sido una parte importante de la campaña local y nacional. Los jóvenes han organizado actividades para dirigirse al gobierno a través de la caravana interreligiosa de paz en 2007, 2008 y 2009, y la campaña de justicia climática de 2013 a 2014. Los líderes religiosos han desempeñado un papel importante para que este programa sea un éxito al acoger, asesorar y ayudar durante todo el proceso.

9.- Yusuph ¿Cómo ves el futuro de los Clubes de Paz?

¡El futuro de los Clubes de Paz es emocionante! Han estado creciendo tan rápido en los últimos dos años. En 2016, se expandieron en cuatro nuevas regiones en Tanzania e involucraron a más de 2,500 estudiantes. Los maestros, los funcionarios de educación, los líderes religiosos, los funcionarios de bienestar social y el público en general agradecen a la GNRC por nutrir a los niños y jóvenes a través de los Clubes de Paz. Como red, los Clubes de Paz ofrecen el mejor ejemplo del mundo en cooperación masiva para abordar problemas globales.