Hacia un mundo de paz: La promesa del desarrollo en la primera infancia

Dra. Rima Salah, Profesora Clínica Asistente en el Centro de Estudios de la Niñez, Escuela de Medicina de Yale

Dra. Rima Salah, Profesora Clínica Asistente en el Centro de Estudios de la Niñez, Escuela de Medicina de Yale

Según la serie "Avanzando en el desarrollo de la primera infancia: de la ciencia a la escala", publicada recientemente en The Lancet (2017), la revista médica más antigua y mejor conocida del mundo, sabemos que, lamentablemente, se calcula que 250 millones de niños menores de cinco años en los países de renta media y baja y las economías emergentes enfrentarán desigualdades y no alcanzarán su pleno potencial de desarrollo. Esto se debe a que crecen con una amplia gama de factores de riesgo que incluyen pobreza, mala salud, abuso, negligencia y explotación, así como una atención y oportunidades de aprendizaje inadecuados.

Esto se ve agravado por la situación de desplazamiento, guerra, conflicto y violencia extrema a la que las familias y los padres están expuestos. Según lo revela un nuevo informe de Save the Children, más niños que nunca, al menos 357 millones de niños en todo el mundo, viven actualmente en áreas afectadas por conflictos de alta intensidad donde podrían ser vulnerables a las Seis Violaciones Graves de las Naciones Unidas: matanza o mutilación; reclutamiento o utilización de niños soldados; violencia sexual; ataques a escuelas u hospitales; denegación de asistencia humanitaria; y secuestro.

Más aún, según una publicación de UNICEF en 2016, "Desarraigado: la creciente crisis para los niños refugiados y migrantes", 50 millones de niños han migrado a través de las fronteras o han sido desplazados por la fuerza, y 28 millones han sido desarraigados por una violencia horrible.

Sí, ésa es la historia de la infancia perdida, pero lo que es más alarmante y debería preocuparnos a todos es el impacto negativo duradero de la privación y la violencia (física y estructural) en los niños pequeños y su efecto perjudicial sobre su desarrollo. La exposición a la violencia a una edad temprana se relaciona causalmente con una amplia gama de resultados negativos a lo largo de la vida, incluidos los principales problemas emocionales y de conducta, y lamentablemente puede auto perpetuarse.

Los avances en la neurociencia del desarrollo están causando un cambio revolucionario en la forma en que pensamos sobre el desarrollo infantil, ya que nos ayudan a entender el impacto de las experiencias positivas y negativas y la interacción de las experiencias y la genética en el cerebro en desarrollo. Este nuevo conocimiento tiene importantes implicaciones para el futuro de millones de niños que viven en contextos frágiles en todo el mundo, así como también para nuestro pensamiento sobre la creación de una cultura de paz y el mantenimiento de la paz en el mundo. La buena noticia es que la ciencia emergente anuncia una nueva era con ventanas de oportunidades para contribuir a la paz sostenible a través de la inversión en el desarrollo positivo de los niños pequeños. ,

En estos tiempos críticos, lamentablemente, no hay inversión suficiente en los primeros años de vida como un camino hacia la paz en el hogar, en la comunidad y en la sociedad, y como un camino hacia la transformación social y la prevención de la violencia.

Para elevar las voces de las familias y los padres como agentes de paz, el Consorcio de Paz de la Primera Infancia (ECPC por sus siglas en inglés) se formó y se lanzó en UNICEF en septiembre de 2013. El mismo reunió a muchos socios de múltiples sectores, incluidos funcionarios gubernamentales, agencias de la ONU, organizaciones sociales y medios de comunicación, así como académicos y profesionales. Su visión es crear un movimiento inclusivo para la paz, la justicia social y la prevención de la violencia mediante el uso de estrategias de desarrollo de la primera infancia que permitan a la comunidad mundial avanzar en la paz, la seguridad y el desarrollo sostenible.

Notablemente, en los últimos tres años hemos ganado oportunidades para hacer este cambio transformador y elevar el Desarrollo de la Primera Infancia y el papel de los padres en la construcción de la paz en la agenda de paz global. En 2015, la comunidad internacional fue testigo del triunfo de la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, y las Resoluciones de Paz Sostenible. La adopción de la agenda de desarrollo transformador fue un momento histórico para los niños, particularmente para los más pequeños y sus padres, ya que por primera vez en la historia, el Desarrollo de la Primera Infancia está incluido en la agenda de desarrollo y se reconoce como esencial no sólo para el desarrollo humano sino también para el desarrollo sostenible.

Además, en la Declaración de Nueva York para Refugiados y Migrantes que fue adoptada el 19 de septiembre de 2016, los Estados Miembros han acordado "apoyar el Desarrollo de la Primera Infancia para los niños refugiados". Sin embargo, el verdadero avance vino con la adopción de las Resoluciones 2282 "Sobre la sostenibilidad de la paz", que enfatiza la importancia de un enfoque integral para mantener la paz, particularmente a través de la prevención del conflicto y abordando sus causas profundas, así como reafirmando el importante papel de las mujeres, los jóvenes, las familias y las comunidades en la prevención de conflictos y en la construcción y mantenimiento de la paz.

En esta nueva era de paz que promueve la participación de todos los miembros de la sociedad en los esfuerzos para su consolidación, se ha vuelto claro y esencial dar forma a enfoques innovadores y transformadores que involucren a las familias / padres y niños al servicio de la paz.

Tenemos la ciencia, el conocimiento, la tecnología y la experiencia para construir un mundo de paz. Lo que necesitamos es una visión infalible, un compromiso inquebrantable en todos los niveles de la sociedad, incluidas las comunidades religiosas, así como una colaboración sólida para y con las familias / padres y sus hijos para cambiar la ola de violencia.

Por: Dra. Rima Salah

Profesora Clínica Asistente en el Centro de Estudios de la Niñez, Escuela de Medicina de Yale.

La Dra. Salah se desempeñó como miembro del Grupo Independiente de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre Operaciones de Paz y como Representante Especial Adjunta del Secretario General, Misión de la ONU en la República Centroafricana y Chad. Además, ha tenido una carrera distinguida en UNICEF.

La Dra. Salah contribuyó a la Resolución 1612 del Consejo de Seguridad (CS) sobre violaciones de los derechos del niño y la Resolución 1325 del CS sobre Mujeres, Paz y Seguridad. La Dra. Salah ha recibido numerosos premios de distinción de varias organizaciones no gubernamentales y Estados Miembros de las Naciones Unidas, incluyendo la Legión de Honor francesa. En 2015, la Dra. Salah fue elegida para presidir el Consorcio de Paz de la Primera Infancia.

[1] The Lancet (2016 publicado en línea, 2017 en la impresión). Avanzando en el desarrollo de la primera infancia: de la ciencia a la escala. Vol. 389, No. 10064. Web: https://www.thelancet.com/series/ECD20161
[2] Save the Children International. La Guerra contra los Niños. 2018
[3] UNICEF (2016) "Desarraigado: la creciente crisis para los niños refugiados y migrantes". Nueva York: UNICEF
[4] Leckman, J.F. (2014). El poder transformador de la crianza receptiva: perspectivas, conceptos, dimensiones y próximos pasos. Presentación
[5] UNICEF (2014). Construyendo mejores cerebros: nuevas fronteras en el desarrollo de la primera infancia. Del Simposio de Neurociencias, UNICEF NYHQ.
[6] Britto, P.R., Gordon, I., Hodges, W., Sunar, D., Kagitcibasi, C., y Leckman, J. F. (2014). 'Ecología de la Paz'. En J.F., Leckman, C., Panter-Brick, y R., Salah (Eds.), Caminos hacia la paz: El poder transformador de los niños y las familias (pp. 27-39). Boston, MA: MIT Press
[7] Plataforma de conocimiento del desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Web: https://sustainabledevelopment.un.org/
[8] Naciones Unidas (2016) Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes. A/RES/71/1. Web: http://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/71/1
[9] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2016). Resolución S/RES/22/2. Web: http://undocs.org/S/RES/2282(2016)