Blog

Es innegable que nuestra realidad ha cambiado por la pandemia de COVID-19, la cual ha afectado todos los aspectos de nuestras vidas, incluida la forma en que se educa a los niños y niñas. En un momento en el que se nos pide que permanezcamos físicamente distantes, es más necesario que nunca reconocer nuestra interconexión e interdependencia humana. Si bien las narrativas de "alteridad" prevalecen debido al miedo y la inseguridad impuestos por el virus, el papel de la educación se vuelve esencial para reconectar a los niños y niñas de todas las comunidades de fe para fortalecer los valores del pluralismo y la diversidad a través del diálogo.

Página 1 de 7