Clara Mduma, Miembro de la Red Global de Religiones a Favor de la Niñez, GNRC, en Tanzania y facilitadora del Programa Aprender a Vivir Juntos.

En esta oportunidad, entrevistamos a Clara Mduma, Miembro de la Red Global de Religiones a Favor de la Niñez, GNRC, en Tanzania y facilitadora del Programa Aprender a Vivir Juntos.

1- Cuéntanos acerca de ti. ¿De dónde eres, dónde vives, en qué trabajas y qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Mi nombre es Clara Mduma, vivo en Dar es salaam, Tanzania. El 2013 me gradué de Bachiller en Comercio y Finanzas con una especialización en Finanzas Corporativas en la Universidad de Dodoma.

La mayoría de mi tiempo libre lo paso haciendo trabajos voluntarios en una red llamada YouthCAN (Red Activista de Jóvenes por el Clima) bajo Norwegian Church Aid. Hacemos campañas para promover políticas sobre el cambio climático a nivel gubernamental. Ahora estamos trabajando en una campaña llamada “Tenemos Fe, Actúa Ahora por la Justicia Climática”. He participado en el desarrollo de peticiones y en la recolección de firmas para influenciar las políticas medioambientales. A través de la red, también hemos hecho campañas para crear conciencia, hemos hecho audiencias públicas, conciertos y talleres en escuelas acerca del cambio climático y la justicia climática.

Actualmente estoy trabajando como Oficial de Empoderamiento Económico en un proyecto de dos años en la Fundación Vijana Vipaji. El proyecto se trata de empoderar a artistas jóvenes que provienen de trasfondos vulnerables, capacitándolos y ayudándolos a promover y comercializar su trabajo. También hacemos campañas de promoción para influenciar políticas culturales en Tanzania y Kenia. Hacemos arte/música y terapia de payaso en salas de pediatría de hospitales para niños con cáncer y discapacidades. En este momento estoy trabajando con 187 beneficiarios de la región de Dar es salaam.

2- ¿Cuándo y cómo conociste el Programa Aprender a Vivir Juntos?

Tenía sólo 16 años cuando fui invitada a un taller internacional organizado por Arigatou International Ginebra para probar la idea inicial del manual Aprender a Vivir Juntos. Más tarde, tuve la oportunidad de participar en un taller similar en Dar es salaam, organizado por la GNRC para África del Éste. Fue sólo en ese momento cuando aprendí acerca de religiones diferentes al Islam y a la mía. Nunca antes había tenido la oportunidad de hablar sobre otras creencias en mi casa, ni en la escuela. Mientras participaba de este taller me sorprendí mucho al poder aprender acerca de otras creencias e incluso visitar sus lugares de culto.

3- ¿De qué manera el estar expuesta al Programa AAVJ ha sido relevante en tu vida? ¿Puedes darnos un ejemplo de cómo has puesto en práctica lo aprendido?

Comencé a trabajar con la GNRC de África a los 14 años. Creo que a través de mi participación en las actividades de AAVJ me he podido nutrir, aprender acerca de mis responsabilidades en la comunidad, conectarme con los otros y movilizar a niños y jóvenes hacia diferentes actividades. Por ejemplo, el 2008, cuando se estaban discutiendo posibles enmiendas al Acta de Ley sobre la Infancia, logré movilizar a mi clase de la Escuela Secundaria de Jangwani para escribir una carta sobre las cosas que los niños querían agregar al acta. La presentamos al Ministro de Desarrollo Comunitario, Género e Infancia.

Para mí ha sido muy bueno el poder dirigir foros en escuelas donde los niños pueden hablar libremente sobre los problemas que les afectan y donde pueden dar sugerencias. Estoy feliz de que la GNRC de Tanzania esté implementando iniciativas en educación ética en escuelas y clubs de paz.

A veces me pregunto cómo sería mi vida si no hubiese tenido la oportunidad de ser capacitada en el Programa AAVJ. Al ver los jóvenes de hoy, la manera en que viven y en lo que se han convertido, sé que soy diferente porque una vez tuve la oportunidad de aprender sobre diversidad cultural y tolerancia religiosa.

4- ¿Cómo te ha ayudado el Programa AAVJ a conectar con gente diferente a ti?

Me ha ayudado mucho. Actualmente estoy trabajando con personas de diferentes trasfondos, pero con quienes comparto una base común, trabajamos por el desarrollo comunitario. Ahora puedo ver que compartimos una meta común, lo cual hace que sea más fácil trabajar con ellos. Además, cuando fui seleccionada para estudiar en la Universidad de Dodoma, lejos de mi ciudad natal, donde la mayoría de la gente proviene de diferentes culturas, pude relacionarme con ellos y respetar sus creencias.

5- ¿Puedes compartir con nosotros algo que solías pensar o hacer antes de involucrarte con el programa y cómo esto ha cambiado?

La verdad, no puedo recordar qué cosas hacía cuando tenía 13 años. Sin embargo, creo que tuve mucha suerte al involucrarme desde muy joven con el Programa AAVJ. Creo que me ha hecho crecer espiritualmente y me ha ayudado a involucrarme más con mi fe como cristiana. Esto es algo que estoy segura que he ganado, así como los éxitos logrados en mi vida.

Pude descubrirme y entenderme mejor, particularmente entendí en quién me quiero convertir. Los programas me ayudaron a descubrir quién soy, permitiéndome inspirar a otras jóvenes de mi escuela a traer los cambios que todos queremos ver. Todos tenemos algo que ofrecer a los otros y al mundo. Siempre he creído en eso.

6- ¿Cuál era tu parte favorita de las actividades de AAVJ?

Las actividades de “Comprensión de uno mismo y de los demás”. Me gusta esa parte, porque a través de ella pude conocerme mejor a mí misma y a los otros, y aprendí a respetarlos. La gente se pregunta por qué tengo tantos amigos, yo creo que es porque soy capaz de entender a la otra gente y de respetar sus creencias.

7- ¿Cómo le presentarías el Programa AAVJ a un niño o joven interesado en aprender?

A los niños, a través de juegos y dándoles la oportunidad de crear y descubrir algo y que puedan compartirlo con otros. En mi comunidad sugeriría que AAVJ se ponga en el currículo de las escuelas, y que los profesores sean entrenados en cómo usarlo en ese contexto. En mi comunidad hay mucha violencia doméstica, lo cual resulta en un número cada vez mayor de niños viviendo en las calles. Es mejor comenzar a entrenar a los niños en una edad temprana.

8- ¿Sigues involucrada con actividades de AAVJ?

¡No! En este momento no estoy involucrada en ninguna actividad de AAVJ. Pero estoy usando muchas actividades de AAVJ en los entrenamientos de arte y terapia de payaso que estoy dirigiendo.

9- ¿Hay alguna otra cosa que te gustaría agregar sobre tu participación en el Programa?

La gente no ve fácilmente por qué estoy trabajando en una organización comunitaria siendo que mi especialización es en Finanzas, pero me parece interesante servir a los niños y poder traer una sonrisa a sus rostros. Sé que hay muchos niños que enfrentan dificultades, pero aquellos que viven en hospitales por largos periodos no pueden ir a la escuela como los otros. A través de mi trabajo colaborando con artistas, podemos traer sonrisas a sus rostros. Soy capaz de hacer esto porque alguna vez fui entrenada en AAVJ, lo cual me permite adaptar diferentes metodologías y usar diferentes actividades durante las terapias con los niños.